La fortaleza mental y la resiliencia en los esports

  • Fecha: julio 10, 2021
  • Autor: Paolo Jesus Olivari

El mundo de los esports es un ambiente estimulante en el cual los atletas se prueban a sí mismos y tratan de superar sus propios límites físicos y mentales. Todavía, estos tentativos de superación generan estrés. Los ritmos de entrenamiento, los viajes para los eventos presenciales, los entrenamientos en gaming house, la relación con el coach y el calendario cerrado de competencias son algunos de los factores que pueden generar presión en la vida de un player competitivo. Para hacer frente a todo esto, entran en juego conceptos que reflejan la habilidad de las personas de mantenerse al top y proseguir con sus propios objetivos no obstante el estrés cotidiano y las adversidades de la vida. Estamos hablando de la fortaleza mental y la resiliencia psicológica.

¿Qué se entiende por resiliencia psicológica y fortaleza mental?
La fortaleza mental es la capacidad de producir constantemente altos niveles de rendimiento a pesar del estrés, los retos cuotidianos y las adversidades. Puede ser vista también como la capacidad del deportista de controlarse emocionalmente cuando pierde o juega mal, para aceptar la critica sin sentirse lastimado y permanecer al pie de la batalla sea cual sea el resultado. Existen diversas cualidades relacionadas con la fortaleza mental y estas son: la autoconfianza, el control atencional (concentración y foco), motivación, compromiso, determinación, actitud positiva, gestión positiva y la inteligencia deportiva. Además, la fortaleza mental está asociada al control percibido de la situación por parte de los jugadores e influencia la selección de estrategias para afrontar los escenarios de dificultad en la partida. En particular, los jugadores de esports que presentan altos valores de fortaleza mental optan por enfrentar activamente las situaciones estresantes y tienden a usar menos estrategias de evitación (auto distracción, desconexión conductual, uso de sustancias o alcohol).

La resiliencia, por su parte, es la habilidad de resistir y adaptarse positivamente a la presión psicológica. La palabra resistir es importante porque recuerda la idea de un escudo que protege el jugador o el equipo de los efectos negativos del estrés. A nivel de equipo, la resiliencia es vista como un proceso dinámico en el cual miembros de un equipo utilizan los propios recursos colectivamente para adaptarse a las dificultades manteniendo elevados niveles de rendimiento y bienestar. La resiliencia es un proceso que se desarrolla con el tiempo y puede mutar según el contesto en que nos encontramos. A nivel individual, elementos como la motivación, la autoconfianza, las características de la personalidad, la concentración y el apoyo social percibido influyen en la resiliencia, y sobre todo en el challenge mindset, o la capacidad del atleta esport de ver el estrés y las adversidades como oportunidades de crecimiento esportivo y humano.

La resiliencia y la fortaleza mental en los esports
Como cualquier contexto de alto rendimiento, en los esports, atletas y equipos están expuestos a diversas fuentes de stress y estos generan presión psicológica con consecuencias potencialmente negativas en el rendimiento y el bienestar. Existen una serie de factores de stress de tipo interno (problemas de comunicación del equipo, consecuencias de las derrotas, critica entre los jugadores, balance carrera y vida privada) y externo (social media, problemas logísticos, eventos live) que son comúnmente presentes en los esports. Otros estudios han hallado que los jugadores profesionales de alto nivel en los esports entrenan una media de 5.28 horas todos los días y en estas sesiones el jugador puede estar 3 horas o más en una posición sentada sin tomar un descanso. Además, en torneos esports donde el factor de estrés es alto, los atletas presentan más ansia cognitiva generada por las expectativas pre-competición y los valores fisiológicos como ritmo cardiaco, la relación baja/alta frecuencia y la presión sanguínea son significativamente más altos.  De acuerdo con esto, la resiliencia psicológica, resiliencia de equipo y la fortaleza mental pueden permitir a los atletas de deportes electrónicos de resistir y prosperar en situaciones difíciles típicas de un ambiente de alto rendimiento como es el mundo de los esports.

El lado oscuro de la resiliencia y la fortaleza mental:
Si bien la resiliencia psicológica y la fortaleza mental son importantes para el rendimiento y el bienestar de los atletas esports, cabe destacar que estos constructos psicológicos deben ser considerados teniendo en cuenta el contexto organizativo y la cultura de proveniencia del player. En el mundo del alto rendimiento, algunos ambientes tienden mucho a hiperpolarizar la resiliencia y la fortaleza mental conduciéndolas a grandes virtudes humanas o cualidades que solo los atletas excepcionales poseen.  Esta visión de la resiliencia y la fortaleza mental es peligrosa, porque llevaría a las personas a entender estos constructos como condiciones humanas a las cuales se necesita absolutamente aspirar  (“el resiliente”), ver la falta de fortaleza mental o resiliencia como una debilidad (resilientes vs frágiles) o meter en práctica conductas disfuncionales como la supresión de emociones, negación de la fatiga, la innecesaria exposición al estrés, la predilección de la cantidad por la calidad en el enteramiento o la exagerada persistencia verso objetivos realísticamente no alcanzables (síndrome de la falsa esperanza). A nivel de equipo, mal interpretar la resiliencia y la fortaleza mental podría llevar a comportamientos disfuncionales como sacrificar el proprio bienestar o salud psicofísica por “el bien del equipo”, aislar o reprochar los miembros del team esport che ceden o son vulnerables a la presión psicológica o reducir estas dimensiones a una cuestión de honor o virilidad (“solo los hombres resisten, este es un equipo de machos”; “es una cuestión de hue**s”).

¿Como entrenar la fortaleza mental y la resiliencia en los esports?
Existen muchas estrategias para desarrollar la fortaleza mental y resiliencia que se basan en las técnicas de mental training y un buen trabajo con los coach y las organizaciones para la creación de un ambiente que pueda llevar a los jugadores a salir gradualmente de la propia zona de confort. El objetivo del mental training es potenciar los recursos del atleta a través del aprendizaje de técnicas psicológicas (auto-dialogo, visualización, goal-setting, técnicas de relajación) y el desarrollo de la autoconciencia en modo de permitir de evaluar en manera constructiva los eventos estresantes. Pasando al trabajo con los coach y las organizaciones en el desarrollo de un ambiente que facilite la resiliencia y la fortaleza mental, un modo de intervenir es a través de un programa conocido como el Pressure Inurement Training (PIT). El PIT consiste en el aumento de la presión en el player dándole retos para realizar. El resultado de este entrenamiento puede ser obtenido manipulando directamente la fuente de estrés aumentando la dificultad de la tarea (hándicap match, ruidos, limitaciones en el uso campeones o armas de fuego) o manipulando directamente la evaluación de la fuente de estrés aumentando de los pensamientos sobre la importancia de la tarea para aumentar la presión (presencia de evaluadores externos, premios o penalidades). Todo esto hace que la persona se cree un proceso de autorreflexión por el cual la exposición al estrés y adversidades ofrecen oportunidades para evaluar la propia respuesta inicial a la situación difícil desarrollando o nuevos recursos, en particular, recursos que se basan en creencias/convicciones y la experiencia directa como la autoeficacia, el optimismo o la esperanza. Para la implementación los tipos de intervenciones apenas explicados, la figura profesional de referencia es el psicólogo del deporte/esports.

Palabras finales
Si deseas una sesión psicológica para tu equipo envíanos un correo

Noticias recientes

Noticias recientes

Ver todas
2021-07-10T21:24:58-05:00