La APDEV se pronuncia sobre el comunicado del MINSA

  • Fecha: marzo 17, 2021
  • Autor: apdevorg

COMUNICADO 

En la APDEV nos preocupamos ante este tipo de titulares debido a que no existe un estudio que avale lo que se está asegurando. Además, en el artículo se menciona más adelante que no existe tal estudio. Es decir, que estamos basando en supuestos.

Es cierto que la pandemia por COVID–19 ha generado el incremento de las actividades online y, por ende, el consumo de videojuegos. Pero, no es posible asegurar que haya incrementado la adicción a estas actividades. Mencionó, Daniel Takaezu, psicólogo social de la APDEV.

    Daniel Takaezu, psicólogo social de la APDEV

Para poder hablar de una adicción, la DSM V (Manual de diagnóstico de desórdenes mentales) en resumen indica que la persona tiene que realizar una actividad de manera tal que la aleje de actividades sociales, de sus estudios, del trabajo y de responsabilidades varias. Además, siempre es útil mencionar que una adicción surge para llenar un vacío emocional previo, indica Takaezu.

Por tal motivo, este artículo no solo genera que muchas personas saquen conclusiones erradas ya que, si seguimos la lógica con la que inicia el artículo podríamos confirmar que: actualmente los adultos ahora son más “adictos al tele-trabajo” solo porque lo hacen de manera más frecuente y a toda hora, “distrayéndose” de actividades sociales o del hogar.

Además, aparentemente el artículo está orientado a culpar a los videojuegos en sí, en ves de demostrar que la salud mental está afectando de diferente manera a cada una de los peruanos de distintas edades a causa del estado de emergencia y la cuarentena estricta.

En cuanto al establecimiento de límites por parte de los padres de familia en torno al juego y a los videojuegos, lo cual es algo que en realidad debe existir con o sin pandemia. APDEV muestra su acuerdo y apoyo. Esto se debe a que los videojuegos, así como toda actividad de esparcimiento - y que puede convertirse en una carrera profesional-, tiene un rol en el hogar no solo para los hijos, también para los adultos y, como actividad, debe tener sus reglas de juego y organización.

Muchos estudios, a lo largo de los años, han demostrado los beneficios de jugar videojuegos de manera frecuente y adecuada, debido al potencial que tienen para poder desarrollar habilidades en niños, adolescentes y adultos. Estudios publicados en Journals de medicina y psicología como “Los beneficios de jugar videojuegos” de Isabela Granic, Adam Lobel, and Rutger C. M. E. Engels en 2014, donde se muestran beneficios motivacionales, emocionales y sociales. Concluyó el psicólogo social.

Incremento de uso de videojuegos no es sinónimo de adicción

Juan Barrera, psicólogo clínico de la APDEV

La pandemia de la COVID–19 trajo consigo una modificación importante en los hábitos cotidianos que aún persisten, entre ellos el más importante es el giro a la plataforma digital para trabajar, estudiar y por supuesto, el entretenimiento.

Recordemos las anteriores cuarentenas; obligaron a todas las personas alrededor del mundo a abandonar actividades recreativas al aire libre, a desaparecer los encuentros sociales, y la consigna durante mucho tiempo fue Quédate en casa. Por supuesto, en medio de esta situación las alternativas para el entretenimiento se redujeron de forma importante, y la interacción con amigos o familiares se trasladó a una llamada telefónica o una videoconferencia, lo que derivó naturalmente a aumentar la frecuencia del uso de plataformas electrónicas. Nos comenta, Juan Barrera, psicólogo clínico de la APDEV.

Por otro lado, en relación a los videojuegos el uso de éstos ya presentaba un aumento natural vinculado en gran medida a la reducción del costo de las consolas, plataformas versátiles (pc, celulares), a la conectividad del internet y una enorme oferta de videojuegos que brinda alternativas para todos los gustos. En un contexto de cuarentena se convierten en un buen sustituto de las salidas grupales, brindando la posibilidad de mantener la interacción social y de realizar actividades grupales manteniendo una sana distancia.

Sin embargo, la proliferación del uso de videojuegos siempre ha tenido un prejuicio popular sobre su uso y sus efectos en la salud mental de los usuarios; prejuicios anacrónicos que no deben nublar la visión de los usuarios, de padres o tutores o aún de profesionales de la salud mental. Es importante aquí resaltar que la adicción a los videojuegos no se desarrolla de un día para otro, sino que es el resultado de un largo proceso en el que se incluyen factores de riesgo como deficiente comunicación familiar, dificultades en el afrontamiento de problemas cotidianos, evitación excesiva de situaciones que generan estrés, depresión, ansiedad, baja autoestima, déficit de habilidades sociales, entre otras que no dependen directamente del videojuego, y que más bien lo terminan convirtiendo en una válvula de escape (que también puede ser el abuso de actividad física, dietas excesivas, etc).

Por eso, es importante identificar los problemas que representan riesgos reales y en caso de dudas siempre consultar con un profesional de la salud.

Por tal motivo, en APDEV pedimos no criticar, ni prohibir a alguien que juega videojuegos, porque rompen la comunicación y la confianza con esa persona; mientras más apertura al diálogo exista mucho mejor. Si como padre te preocupa que tu hijo desarrolle una adicción prueba conocer más de su videojuego favorito, acércate a él sin criticarlo y busca fortalecer la confianza; de manera que cuando se sienta atormentado busque refugio en tu compañía y no en el botón de “jugar”, recomienda Barrera para un mejor desarrollo de nuestros hijos.

Kat Vildoso, artista conceptual de videojuegos, docente y creadora de contenido

En relación a lo comunicado por el MINSA, hay muchos factores externos (que ya varios expertos han mencionado) que deben de estar presentes para poder hablar de una adicción, principalmente comprender que el videojuego no es el problema, sino un medio de afrontar una situación adversa.

Por eso es importante que los padres conozcan tanto las diferentes clasificaciones de videojuegos como las diferentes habilidades blandas que pueden desarrollar si son expuestos al contenido adecuado para su edad.

Ya en el pasado se ha conversado sobre los muchos beneficios que pueden traer los videojuegos y algunos estudios que vale la pena mencionar serían "Video games and education (Education in the face of a “parallel school”)"  donde se menciona que los videojuegos pueden ayudar a desarrollar una actitud crítica hacia ciertos comportamientos como un rechazo a la violencia o las drogas, todo esto gracias al feedback inmediato que dan al jugador ("Exploring the Potential of Computer and Video Games for Health and Physical Education: A Literature Review") despertando su curiosidad y permitiendo crear una conversación al respecto.

Para poder superar el prejuicio que nos rodea, tenemos que combatir la desinformación y estar dispuestos a conversar abiertamente de nuestras dudas, como familia y como sociedad, todo esto para dejar de centrarnos en los aspectos negativos de las cosas y poder verdaderamente aprovechar lo positivo como una puerta al aprendizaje del futuro.

Un excelente ejemplo de cómo los videojuegos pueden usarse para el cambio social en:

GAME JAM: Estudiantes hacen realidad videojuegos soñados de niños con cáncer

Toulouse Lautrec, en alianza con la ONG Aldeas Infantiles SOS Perú, presenta: "You are not alone".

David Castillo
Psicólogo Deportivo de la APDEV

Sabemos que durante los últimos años e impulsados por el desarrollo exponencial tecnológico, los juegos de video y los e-sports (reconocidos como un sector innovador) se han convertido en una realidad a nivel de entretenimiento, laboral y sobre todo económico y el Perú no es ajeno a ello. Bajo esta premisa, en todos los países, y con la llegada de la pandemia, la industria de los videojuegos supo resistir y adaptarse a la nueva normalidad, y por ende, presentó un aumento en el uso de los mismos. Sin embargo, este incremento puede ser percibido por un sector desde una perspectiva negativa. Por ejemplo, hace unos días el Ministerio de Salud (MINSA) en una nota dio a entender que la práctica dañina. Si bien es un punto de vista válido, esta es una forma de ver el uso de los videojuegos. No obstante, también existe otra, por ello, mi intención en este artículo es invitarlos a pensar “fuera de la caja” en relación al uso de los videojuegos. ¿A qué me refiero con ello? Los videojuegos traen consigo una serie de beneficios importantes. A continuación, los explico en base a mi experiencia y a estudios científicos:

  • En primer lugar, entendamos al mundo de los videojuegos como un abanico de beneficios. Y en esta línea, García-Naveira et al. (2018), consideran que el uso frecuente de los videojuegos favorece la mejora de las capacidades cognitivas (memoria de trabajo, reflexión, toma de decisiones, etc), habilidades psicológicas y el desarrollo de valores. Por su parte, Gabbiadini y Greitemeyer (2017) concluyeron que los videojuegos de estrategia promueven el establecimiento de objetivos, planificación y elección de estrategias, las cuales se convierten en una forma de entrenar la autorregulación, que es especialmente beneficiosa en la época de la adolescencia.
  • Jugar a cualquier videojuego definitivamente puede ser una fuente de goce y al mismo tiempo se puede convertir en una herramienta muy potente para promover la inclusión de cualquier tipo de personas. Pensemos un momento en aquellos que son muy introvertidos y les cuesta socializarse con sus pares. Para ellos y ellas existe la opción de los videojuegos de Role-Playing Game, donde tienen la oportunidad de interactuar a través de la plataforma digital con otras personas (posibilidad de aprender de otras culturas también), ya que el mundo virtual ofrece esta ganancia. Adicional a ello, los videojuegos son una fuente muy cercana para el aprendizaje de lenguas extranjeras (inglés, por ejemplo). En definitiva, el mundo de los juegos de videos se convierte en un contexto favorable de continuo aprendizaje.
  • Por otro lado, y viéndolo desde la perspectiva familiar, el uso de los videojuegos puede traer mucha más interacción y/o comunicación dentro de la familia. Y acá juega un rol importante el psicólogo del deporte, ya que es el profesional idóneo para poder crear una “escuela para padres” en donde se pueda potenciar las habilidades (por ejemplo comunicativas) a través de los videojuegos. Además, explicar los beneficios y sobre todo organizar los tiempos de juego, con el fin de poder compaginar los estudios con los videojuegos.

Y para cerrar, considero que los videojuegos y e-sports están brindando una oportunidad a la sociedad en diferentes ámbitos. Desde la psicología deportiva, por ejemplo creando “escuelas para padres”, trabajando el bienestar y la salud mental de los jugadores; desde lo educativo, un aprendizaje continuo (por ejemplo en comunicación, idiomas, etc) y en lo económico, contribuyendo a la economía del país. Por ello, me gustaría que siempre podamos pensar “fuera de la caja”. En estos puntos invito al Estado a entender a esta industria bajo un ecosistema necesario para el desarrollo del país.

Noticias recientes

Noticias recientes

Ver todas
2021-03-30T14:28:20-05:00